miércoles, 15 de octubre de 2008

Discurso, nada que festejar



Cuando era chico, así de chico, me contaron que después de 73 días de navegación los marineros españoles vieron gaviotas que volaban sobre la proa del barco y se dieron cuenta de que estaban cerca. Un tal Juan Rodríguez Bermejo, a las dos de la mañana de una noche oscura y cerrada, imagino, gritó con todas sus fuerzas: Tierra. Tierra
Era un 12 de Octubre de 1492, y supuestamente tres carabelas llamadas la Santa Maria, La Pinta y La Niña, comandadas por Cristóbal Colón habían descubierto América.

Pero yo me pregunto ¿Qué descubrieron? ¿Qué descubrieron? Acaso la gente que vivía en ese lugar ¿era ciega? Acaso no existían culturas milenarias que habían construidos ciudades como Tenochtitlan donde vivían más de quinientas mil personas, mientras que en Europa, en la vieja Europa, sus ciudades no pasaban de los veinte mil habitantes porque sino se morían de pestes y de hambrunas.

De más grande, me dijeron que la llegada de Colón fue la unión de dos mundos. Me hablaron de Colón, de Cortés, de Pizarro y de Almagro. De su espíritu aventurero, de sus historias, de sus viajes y de sus crónicas. Nadie me dijo, que Colón, Cortés, Pizarro, Almagro y todos los que llegaron después, soñaban con oro, ansiaban el oro, deseaban el oro, imaginaban una ciudad construida de oro, con palacios, calles y hasta personas de oro. Y que, por el oro, por las riquezas de nuestro continente, quemaron ciudades enteras, mataron, destruyeron civilizaciones, torturaron y violaron indígenas, y lo dejaron sin nada, pero nada. Se llevaron sus riquezas, sus frutos, sus mujeres y su cultura. Le quitaron sus formas de expresarse, su lengua, su religión y hasta su vida.

Con esta información aún adolescente, como ustedes me pregunté ¿Por qué hay que festejar el comienzo de algo tan cruel para nuestro continente?

Algunas personas justificaron la llegada de los españoles, con la idea de que los habitantes originarios de estas tierras eran muy crueles. Me dijeron que sacrificaban gente. Que en cada ritual elegían una persona y la mataban en tributo a los dioses. Que les sacaban el corazón y se lo comían, y después bebían la sangre.

Pero me pregunto, acaso no fue más cruel llegar a cada ciudad de nuestro continente y poner una horca en medio de cada plaza y que las cabezas de los INCAS, LOS TOBAS; LOS AYMARAS volaran por los aires. O acaso no es cruel, aún en la actualidad que en muchos lugares de Estados Unidos la pena de muerte siga vigente, y que se atribuyan el derecho de quitar la vida con una inyección letal, al margen de lo que cada individuo juzgado haya echo.

Lo cierto es que en ese supuesto encuentro de culturas, 55 millones de indígenas, sí 55 millones de indígenas fueron exterminados y con ellos su sociedad y su cultura. Los dejaron si nada y los dueños originarios de estas tierras pasaron a ser nadies.

Hoy, después de más de 500 años, la dominación sigue. Y los nadies, los indígenas siguen sufriendo. Le quitan lo que más valoran, sus tierras y los echan con topadoras y policías, son los olvidados, los discriminados. Los que se mueren sin importarle a nadie.

Lo siento chicos, este es el país, el mundo que les dejamos. Por eso, como adulto, como profesor, como persona, a cada uno de ustedes le pido disculpas. Disculpas por no haber echo algo más, alguito más aunque sea, para poder dejarle un lugar mejor.
Es por esto, por ustedes, y especialmente por los nadies, los olvidados, que debemos crear una conciencia crítica y solidaría. Aceptar las diferencias, y sentirnos todos partes de una misma identidad. Todos partes de un mismo lugar. Este lugar es América Latina.
Por América Latina sufrida, que derramó tanta sangre de sus venas. Por América Latina vaciada de sus riquezas. Por nuestra América Latina, por sus habitantes. Por lo más pobres, los más jodidos, los que nadie quieren ver, los que no cuentan, los discriminados, los explotados, los privados de sus derechos, los ignorados, los excluidos, los que gimen por justicia y sueñan con dignidad, los que gritan Ya Basta, los que mueren de hambre, los que padecen el abuso.
A ellos, con ellos y para ellos, nunca más,
Nunca más un 12 de Octubre alusivo.
No hay nada que festejar

Muchas Gracias.










8 comentarios:

Rodrigo dijo...

Para para para! tiraste este discurso en un acto conmemorativo del 12 de Octubre en un colegio secundario publico de la provincia de Córdoba??? MEEEE MUEEEEROOOOO!!

El Profesor dijo...

que haces rodri, si asñi fue, tire ese discurso,

es que yo de un principio hable con la vice y le dije que me ponia el acto al hombro si lo haciamos de un lado crítico. Partiendo de la idea que los actos deben ser para reflexionar y que los chicos deben salir con una mirada crítica de las cosas.
Y la mina con tal que salga bien me dijo que si, asi que tres pibes de quintos que son muy grosos armamos el mejor acto que tuvo la escuela, con pantalla gigante, videos, todo bien copado, y ahí le meti el discuro con toda, pero toda la furia,
al principio estata temblando porque tenía todo el cole frente mio, pero al tiempo que iba leyendo y viendo las caras de los chicos me fui soltando.

Estuvo bueno

bueno rodri un abrazo grande

Lucila Lastero dijo...

Hola! Yo nueva por acá. También soy profe de Lengua en la secundaria. Es todo un tema eso del acartonamiento de los actos; es increíble lo que hay que aguantar... Pero qué rescate para todos lo de tu valentía para decir esas palabras sobre el 12...
Gracias por la lucha aún. Un abrazo desde Salta.

El Profesor dijo...

Hola Lucila, bienvenida, no te imaginas la alegria que me da que alguien que no sea rodri o martín, sin ofenderlo a ellos (chicos los kiero mucho) entre al blog.

seguramente me econtraste por el blog de tanto un mundo, de mi poeta preferido,
sinceramente no soy de darme vueltas por otros blog, un poco por vagancia y otro por falta de tiempo, pero seguro que voy a visitar el tuyo. Tengo ganas de conocer los relatos de una alteña que escribe desde salta.

Un abrazo grande Lucila y espero que sigas visitando el blogs

Malondón dijo...

Si llego a escuchar ese discurso con el tema "Quinientos años después" del gran León de fondo, te juro que no sabría como hacer para parar de llorar.
Te felicito a vos, y a la directora del cole también, que dejó que ese día, los chicos escuchen una gran verdad.

Un abrazo.

El Profesor dijo...

Gracias malondon,

a los chicos le gusto mucho el discurso, a la voce, con tal de que el acto salga perfecto me permitio que lo maneje como queria.

un abrazo y nos estamos viendo,

martín m. dijo...

qué grande, amigo fabio!!

lo de "poeta preferido" me dio cosquillas (jaja)

la semana que viene estoy de nuevo en córdoba
y ahí nos prometamos hacer de las nuestras
queda pendiente una gran fiesta, no?

un abrazo!!

Claudia S. dijo...

Galeano habla mucho de la "conquista", hay un texto que me encanta y que me lo recordo el tuyo esta en el librito mujeres de pagina doce. Todo un tema lo de estos actos el año pasado me anote para este dia e invitamos a descendientes de los pueblos originarios los que conservan la cultura pese a todo... los hijos de los sobrevientes. Un abrazo