martes, 21 de octubre de 2008

Me quieren robar, los quiero enfrentar. Última parte


Es un domingo, triste, como son los domingos. Mañana, me tengo que levantar a las seis de la mañana, como todos los lunes y martes. A veces, pienso que es una tortura para los chicos y profesores entrar tan temprano a dar clases (7:00).
Me acuerdo que necesito la cámara digital para sacarle un par de fotos a la escuela. Estoy haciendo un trabajo para el Trayecto Pedagógico.
Le mandó un mensaje a mi hermano y le pido prestada la cámara, le digo que en un rato paso a buscarla. Me dice: ok.
Mi novia acomoda sus cosas, mete sus libros en una bolsa blanca y sus cremas en un bolso azul. Se va a su departamento. Salimos los dos, le digo que caminemos hasta la casa de mi hermano y que de ahí ella se tome el cole hasta su casa.
Ella tiene miedo, después de lo que le pasó a mi vieja está asustada. Salimos de casa y vemos el boulevard vacío. Un par de autos a toda velocidad pasan rumbo a Duarte Quiroz.
Mi novia mira para todos lados. Cruzamos hacía el Boulevard y bajamos hacía Colón. No llegamos ni a la esquina y veo que un taxi dobla en U y prende las balizas para frenar cerca de mi casa. De la villa, del descampado, del callejón salen a toda velocidad dos pibes. En segundos llegan hasta el baldío que queda en la esquina de mi casa. El taxi frena y se prende la luz de adentro. Uno de los pibes se esconde en el baldío y el otro camina y pasa la altura del taxi. Me doy cuenta que quieren hacer la misma maniobra que le hicieron a mi vieja. Entonces me detengo, me acerco y los veo y ellos me ven. Traspiro, pero no me alejo, la señora baja y le grito: CUIDADO, LE QUIEREN ROBAR. Y el flaco que había pasado la altura del taxi y esperaba entre las sombras agazapado para saltar y robar una cartera más se hace el boludo y se pierde por la otra esquina. La señora no entiende nada, no se si me escuchó pero entra rápido a su casa. Ahora solo quedamos el pibe del baldío y yo.

- Que mira, raja de acá, me dice.
- A vos te miro, hijo de puta.
Mi novia tiembla y llora. ¿Qué haces, qué haces? Me dice una y otra vez. Corramos, corramos. Lo veo al flaco y es una larva, y sé que es el mismo que arrastró a mi vieja en la puerta de mi casa. Tengo ganas de cruzarme y cagarlo a trompadas. No se pelear, pero soy más alto, mas pesado y más fuerte que él.
Me acerco unos pasos y veo al flaco que se agacha y rompe algo en el piso, luego se levanta y tira pedazos de cemento que rebotan en el piso mientras corre hacía el callejón. Intento cubrirme detrás de un árbol pero las piedras siguen cayendo y en el suelo se parten y los pedazos salen para todos lados. Uno de ellos me pega en el tobillo y veo la mancha blanca en el jeans y siento un calor que se prolonga por toda la pierna y grito hijo de puta. Mi novia, en un ataque de nervios comienza a correr y yo que quiero seguirlo al flaco, hago lo mismo que ella. Corremos dos cuadras y las piedras siguen cayendo y algunas nos pasan cerca y mi novia llora y levanta la manos como queriéndose cubrir la cara.
Terminamos en la estación de servicio de la Colón. Ella todavía llora y me putea. Llamo a la policía y cuento lo que pasó.
Al rato otro flaco se para en la esquina de la estación y me mira fijo, yo hago lo mismo. Este es más grande pero tengo ganas de encararlo, con tanta gente y tanta luz no me va a hacer nada, pienso, pero mi novia no aguanta más. Quiere que tomemos un taxi y nos vayamos de aquí. Es lo que hacemos. En taxi buscamos la cámara y después las llaves del auto.

La CAP
Salimos con mi primo y mi novia rumbo a Nueva Córdoba. A tres cuadras de mi casa vemos una camioneta de la CAP. Prendo las balizas y me bajo a hablar con los oficiales. Le cuento que pasó, y uno de ellos me dice: no te preucupés, acá tengo seis cartuchos para fundirlos a esos negros de mierda.
No le contesto, pero tengo ganas de decirle que en realidad no quiero que lo maten, solo quiero que ustedes, los policías se dejen de hacer los pelotudos.

5 comentarios:

Rodrigo dijo...

Esta muy bueno como contas las cosas...lastima que sean ciertas!. La verdad que venis con una mala racha increible!!. Espero que mejore pronto.
Saludos.

Pd: Empece a jugar Squash, yo se que te gustan los deportes de cuerdas..si te copas..algun día vamos..esta muy divertido!

Malondón dijo...

la verdad, es que son muchos los que miran al costado cuando estos pendejos inescrupolosos te cagan a tiros por un par de zapatillas, la merca está haciendo estragos profe. Y la falta de perpectivas y/o posibilidades, también.

Suerte.

(yo, deportes cero, desde chico me dicen "ojota"...)

El Profesor dijo...

hola rodri, como andas?
te cuento que la cosa esta un poco más tranquila, lo que conté paso hace un par de semanas, pero viste después del robo de las 30 toneladas de cobre, le dieron durisimo a la policia porque no hace su laburo y mira pa el costado, la cosa que se empezaron a ver moviles a cada rato por cerca de casa

y hasta entraron al callejonm y sacaron a uno de los flacoas, justo el que me tiro piedras,

asi que por ahora esta todo más tranqui, pero bueno lo que decimos con mi hermano es que tenemos que no hay que tener mierdo sino hay que tomar más precauciones solamente

un abrazo rodri, y los del scuahs no se che, una vez jugue y fue re feo, yo le queria pegar con efecto como en el padel y era malisimo

El Profesor dijo...

tenes razon malondon,

eso fue lo que me dijieron despues, que no debería haberlo enmfrentado porque esos pibes andan drogados y son capaz de cualquier cosa,

pero es como vos decis, los chicos no tienen falta de perspectiva y lamentablemente crecen en un ambiente de violencia donde ven como unica salida el choreo

un abrazo

Lucila dijo...

Realidad cruda... Con respecto al horario para levantarse a trabajar... me recuerda a algo que dijo Fontanarrosa una vez: "¿Cómo quieren que a los niños les guste la escuela si los sacan de la cama a las seis de la mañana con temperatura bajo cero en invierno?". No tendrían que hacernos levantar tan temprano a los profes tampoco...